Buscar en Diario La Noticia

Buscar

Herramientas

Enviar a un amigo Enviar a un amigo

Imprimir Imprimir

26/03/2011

Comentarios: 0

Por PEPE ELIASCHEV

Guarangadas...

Uno de los datos más poderosas de ésta época en la Argentina es la notable adopción de una fabulosa mistificación por quienes gobiernan. La asumieron como criterio y guía principal, pero la sociedad la paladea y termina ingiriéndola. Se ha naturalizado. Es lo que hay, balbucean.

Empezó tibiamente en 2003. Con frecuencia regular, desde el aparato del Estado se empezó a pregonar entonces, que en la Argentina había terminado la era de la hipocresía. Con estas nuevas autoridades, imprevistamente catapultadas al poder tras la demolición de un orden descosido desde fines de 2001, venía –se dijo– la era de la franqueza. Terminados los rulos del eufemismo institucionalizado, era el turno de la verdad, sin afeites ni adornos. Concluía el rococó.

Diario La Noticia - + Mas/Opinión - Por PEPE ELIASCHEV - Guarangadas...

Desde entonces, el ascenso de esta sutil pero perversa y fuerte concepción no ha tenido límites. Abrazados sin remilgos a los aires que prevalecen desde entonces, los dueños del poder se asumieron entusiastamente como “transgresores” deliberados. No le cerrarían el paso a ningún revoltoso y más aún, se sumarían a ellos. El desorden y la ordinariez, rezaban, son saludables y creativos.

El dispositivo se fue acompañando de una correlativa inmersión en el lenguaje y los modos de una curiosa aunque en el fondo abyecta farandulización. Argentinismo paradigmático: con la excusa de acabar con la tilinguería, sobrevino así la era de la guarangada.
Así, funcionarios que cobran remuneraciones estatales solventadas por el Tesoro público, se manejan con una brusquedad tan grosera como la que podrían esgrimir quienes se sostienen sobre sus propios recursos. Hablan, intervienen y operan así porque, alegan, son militantes provisoriamente encerrados en el traje de funcionarios.

Han incorporado una vulgaridad deliberada y despótica a su verba y a su praxis. Alegan que usan vestimenta de burócratas, pero que se enorgullecen de ser militantes. ¿Cómo, quién? Como ese orate del isabelismo setentista sentado al lado de Néstor Kirchner que calificó al Dr. Julio Strassera, fiscal de las juntas militares, de “borracho hijo de puta”.
¿Qué opina de esos tonos y modos? Se lo pregunté la otra noche a un aparentemente fervoroso dirigente peronista de Lomas de Zamora que ahora tiene gravitación fortísima en el aparato del Estado. Ah, bueno, se defendió, pero ese compañero hablaba como “militante”, no como funcionario.

Lo dicho: como no son tilingos, tienen derecho a envararse henchidos de orgullo en su hiriente guaranguería. Terminó la hipocresía de los liberales y los “giles de cuarta”, como califican desde el lumpenaje a la gente decente, valiosa y de principios.
La noción de militancia empuñada por el actual poder pretende ir unida a la de pasión. Dicen que obran así motivados por la roja y caliente sangre que fluye por sus venas. ¿No se asumió el mercurial canciller como “barrabrava”? Militantes, apasionados, sanguíneos, gente arrasada por la devoción a las transformaciones y que ocupa las primeras líneas de la batalla (debidamente aprovisionados, claro, de las bondades del Presupuesto nacional), son la encarnación de esta supuesta revolución cultural. Dicen ser la contrapartida a las frialdades, protocolos y solemnidades de esas pobres almas que creen en la superioridad de la mesura.

Cuando se los acucia para que respondan cómo es posible que se ofenda tanto, a tanta gente y durante tanto tiempo, desestiman la imputación. Quienes creen, contra viento y marea, en la contundente jerarquía del respeto como elemental rasgo de reconocimiento adulto del adversario, son meros estorbos execrables para esta formidable farsa seudoprogresista que hoy empapa a la Argentina exaltando un supuesto “modelo” al que se etiqueta de redistribucionista y justiciero.

Rotas aquellas costuras que configuraban los rudimentos de un estado de derecho convencional, la Argentina es –ahora mismo– pura intemperie, país y sociedad azotados por un lenguaje prostibulario que se nutre de mentiras, insidias y descalificaciones sistemáticas, aireadas por los medios con una osadía de impunidad agraviante. Han embellecido artificialmente la guaranguería para terminar siendo los verdaderos nuevos tilingos del siglo XXI.
Su mito funcional es que los apasiona el conflicto de intereses, esta nueva guerra para la que enrolan con armas y pertrechos. Por eso hablan así y de ese modo operan.

Abundan las situaciones en las que se patentiza esta agresiva exhibición del desprecio. Todo exhala el sabor de una agria y vetusta venganza. Las piezas del puzzle oficial se arman con visiones hirientes y descalificantes de trozos del pasado argentino, escarnecidas por representar lo que hoy el aparato del Estado menosprecia.

Esta militancia encaramada en la nomenclatura estatal convalida el nihilismo prevaleciente en medios estudiantiles, donde el envilecimiento de la función educativa es asociado con la idea de una sana participación política. Retropropulsada a los años 70, la vanguardia estudiantil se radicaliza contra el concepto mismo de autoridad y jerarquía natural en la tarea educativa.
Hay que darse una vuelta por las facultades de las universidades públicas donde se enseñan humanidades y ciencias sociales, para advertir el grado superlativo de degradación de una arquitectura que los militantes dicen querer mejorar, pero que en la vida real vandalizan y destituyen, baldosa a baldosa.

Es así esta época. Mitómana, engañadora, supuestamente brutal en su declamada sinceridad, no deja de ser una elaborada parodia. Los guarangos que hoy dominan la política del Estado e intoxican la escena mediática, serían detestados por los mitologizados pensadores nacionales de hace medio siglo, que el actual establishment “transgresor” venera. Scalabrini Ortiz, Jauretche y Hernández Arregui se horrorizarían de esta artificial talibanización de la Argentina, a la que no convalidarían. El huracán guaranguizante vacía de trascendencia hasta a esos próceres del nacionalismo popular que desafiaban a la oligarquía liberal, pero leían libros y escribían en castellano.

Fuente: perfil.com

 
 
 


 
No se encontraron comentarios

Comentarios: 0

31/01/2012

Diario La Noticia - Incompatibilidad fina
EL REGRESO DE CRISTINA

Incompatibilidad fina

Con la reasunción hubo mensajes políticos hacia afuera y para la propia tropa. Quedan algunas certezas y demasiadas dudas.

violencia de genero HCD

Comentarios: 1

29/01/2012

Diario La Noticia - Re-aparición, re-avivada y re-reelección: es "too much"
VOLVIO CRISTINA

Re-aparición, re-avivada y re-reelección: es "too much"

Manual para pelearse ahora con los socios de ayer. Una reforma constitucional para intentar evitar lo inevitable.

Comentarios: 0

21/12/2011

Diario La Noticia - Las restricciones a la compra de dólares son impugnables
Por DIEGO FRAGA*

Las restricciones a la compra de dólares son impugnables

Para el especialista, el control a la compra venta de divisas, que define como la “pesificación” de la AFIP, no tiene fuerza legal porque fue dispuesto por un organismo incompetente.

Comentarios: 0

07/11/2011

Diario La Noticia - Infelicidades
Por PEPE ELIASCHEV

Infelicidades

Siempre es gran negocio caer simpático; es una premisa que si bien no funciona igual en todo el mundo, suele provocar aquí fervorosos entusiasmos. Prometer felicidad y forrar monederos y billeteras es ...

Comentarios: 0

26/03/2011

Diario La Noticia - Los auténticos decadentes
Por JORGE FONTEVECCHIA

Los auténticos decadentes

No es una cuestión de edad: Duhalde (69) es más joven que Pino Solanas (75), y Alberto Rodríguez Saá (61) es más joven que Duhalde. Es la cantidad de horas de vuelo que llevan volando la misma ruta. P ...

Comentarios: 0

25/04/2010

Diario La Noticia - “Somos boludos”

CEDOC

Por Jorge Fontevecchia

“Somos boludos”

En respuesta a la contratapa del domingo pasado titulada Estamos ganando, el programa 6, 7, 8 de Canal 7 dedicó una significativa cantidad de tiempo en difundir un texto a favor de la dictadura public ...

Comentarios: 0

10/01/2010

Diario La Noticia - Blejer es mejor que Redrado
Por Aldo Pignanelli *|

Blejer es mejor que Redrado

No hay derecho a que un funcionario se quiera atar al sillón de su cargo. Cuando la relación entre él (Redrado) y el Presidente se rompe, como ha ocurrido en este caso, el titular del Banco Central ti ...

Comentarios: 0

14/07/2009

Diario La Noticia - Cuando nos niegan el derecho a trabajar…
Por Hugo C. Mosca

Cuando nos niegan el derecho a trabajar…

Hola! Nos reencontramos después de un tiempo prolongado que se dio, fundamentalmente, por cuestiones laborales que nos acercaron al gremio de la gastronomía y continuamos con este aprendizaje que com ...

Comentarios: 0

06/04/2009

Diario La Noticia - El sepelio de Alfonsín, un cacerolazo en silencio

Cedoc

OPINION por Germán Angeli*

El sepelio de Alfonsín, un cacerolazo en silencio

Los valores que representaba el líder de la UCR estuvieron presentes en las exequias. El significado de la silenciosa marcha a la Recoleta.

Comentarios: 0

18/02/2009

DESDE CIPOLLETTI

LA ARGENTINA SE DESANGRA Y…?

Al Director del Semanario LA NOTICIA Provincia de Buenos Aires República Argentina _____________________________ De mi mayor consideración: Tengo el agrado de dirigirme a UD. a efectos de solicitarl ...